top of page

Siempre estaba mal


Estaba pasando por un muy mal momento, mi pareja además de tener problemas con la bebida, tenía una vida secreta con otra mujer. Al darme cuenta del engaño de mi esposo perdí las ganas de vivir, sólo quería dormir y no pensar en mis problemas, yo lloraba mucho.

No podía conciliar el sueño, estaba deprimida debido a la dependencia que había generado de mi pareja.

Enferme con cáncer, recibía una mala noticia tras otra.

Una amiga al verme tan mal me invitó a la Iglesia universal, recibí una oración de liberación para vencer todo lo malo que había en mí.

Empecé a estar más contenta, más activa, con más ánimo, con más fuerzas y perdoné.

Fui sanada a través de la fe, hoy disfruto de una nueva oportunidad de vida, no obstante, lo más importante en mi vida es la Presencia de Dios, pues Él no mejoró mi vida, sino que me dio una nueva vida, hoy soy feliz gracias al Espíritu Santo.

María Aguilar.

Comments


bottom of page