Tuve una relación abusiva, sufrí muchas agresiones físicas y verbales.







Tuve una relación abusiva, sufrí muchas agresiones físicas y verbales, también amenazas de muerte. Guardé mucho rencor dentro de mí y al poco tiempo fui diagnosticada con cáncer al sistema linfático.

Comencé una batalla por mi vida. Comencé a hacer quimioterapias, perdí todo mi cabello, quede muy debilitada. Corrí el riesgo de tener falla múltiple en los órganos.

Toda mi vida quedó paralizada y fue empeorando. Tuve que congelar la universidad. Quedé muy mal económicamente, no podía trabajar, dependiendo de la ayuda de otras personas, junto a mi mamá gastamos mucho dinero con remedios.

Recibí una invitación de una prima que iba a la Universal y acepté esa invitación pues, yo no aguantaba tanta desgracia en mi vida, empecé a participar con fe y al hacer mis propósitos con Dios recibí la absoluta seguridad de que sería sanada.

No pasó mucho tiempo y vencí totalmente mi cáncer, no tengo ningún problema, fue un milagro, realmente el poder de Dios.

Después de ser sanada, entendí que necesitaba al propio Dios en mi vida. Cuando recibí el Bautismo con el Espíritu Santo, fui transformada en una nueva Mariana. Todo el vacío y la angustia desaparecieron, recibí una fuerza inexplicable con la que puedo vencer todos los problemas.

Mi vida cambió en todos los aspectos. Hoy soy otra persona, mis pensamientos cambiaron.

Mi vida sentimental, es increíble, estoy casada con un hombre maravilloso que me ama, somos compañeros, amigos y tenemos paz en casa.

Yo ví en mi vida lo imposible hacerse realidad.

Mariana, 29 años, empresaria.