Participando los Martes, vencí el dolor que me hizo pensar en el suicidio


Comprensión amor y felicidad. Puedo afirmar que esta es mi vida, pero antes de que mi vida fuera así, fui víctima de un pasado tormentoso. Era una muchacha muy enferma, tuve depresión y tenía muchos complejos porque me sentía sola.

Tenía un dolor frecuente muy fuerte en mi intestino. Yo quería quitarme la vida, agarrar un cuchillo y abrirme para ver qué era lo que tenía.

Era adicta a la medicina. Intenté el suicidio con pastillas, intenté cortarme también. Desesperada y sin saber cómo lidiar con mis angustias le pregunté a mi mamá si me quería y ella dijo: “NO ¿para que me preguntas si sabes que no te quiero?” Después, ella me dijo que estaba jugando, pero que tu madre te diga eso, siempre quedó eso grabado dentro de mí.

Llegué a la Universal por mi mamá, ella miró el programa de la iglesia y nos llevó. Yo tenía 17 años cuando llegué pasando por todos los problemas. Empecé a hacer las cadenas de los martes para la sanidad y al poco tiempo fui curada de ese dolor insoportable.

Conocí a mi esposo, después de un año nos casamos y ya vamos para 13 años de casados y en estos años hemos vivido cada día es una luna de miel.

Hoy soy una triunfadora, tengo un matrimonio feliz, soy saludable, tengo una vida bonita y un hijo hermoso que Dios me dio y por medio de la fe inteligente logré despojarme de toda la amargura.

Angélica