"No pasó mucho tiempo, y fui sanada del fibroma"

Antes de llegar a la Iglesia Universal, estaba enferma, sufría de fibromas y mi abdomen siempre estaba muy inflamado, a causa de eso no podía trabajar. Como sentía dolor todo el tiempo, me quedaba solamente en la casa. Por otra parte, teníamos muchas carencias económicas y mi esposo se encontraba en los vicios, yo no tenía fuerzas para seguir luchando con tanto sufrimiento.

Me hablaron de la Iglesia Universal, y comencé a hacer las cadenas de sanidad.


, no hubo necesidad de operarme. Hoy gracias a Dios, a través de mi fe, estoy libre de las enfermedades, mi esposo fue libre de todos los vicios y nuestra vida en general está transformada. Pero la mayor alegría que recibí fue tener el Espíritu de Dios en mi vida.



Magdalena Sánchez