Lo más grande que yo he recibido en estos 30 años de la iglesia Universal es conocer a Dios


Mi nombre es Pamela Riquelme, hace 20 años llegué a la iglesia Universal, mi vida estaba totalmente destruida. Era víctima de brujería. Tenía depresión, angustia, insomnio. Como mujer yo no me quería, tenía vicios, fumaba, tomaba, fumaba marihuana y eso era mi refugio hasta que conocí la iglesia Universal.

Participando en la iglesia Universal, todo cambió en mí. Empecé a perseverar y usar mi fe. Nunca pensé que mi vida iba a ser transformada como hasta ahora, lo que soy. Estoy bien fui liberada, transformada totalmente, tengo paz, amor. Recibí el Espíritu Santo. Yo he visto persecuciones en la iglesia, nosotros participábamos con mi madre en la antigua dirección de Nataniel Cox y ahí los canales iban a grabar y veíamos que difundían mentiras. Ellos no mostraban los testimonios o la sanidad que vemos en la Universal.

Cuando yo cuando recibí la noticia que se iba a hacer la Catedral en Estación Central fui muy feliz, junto a mi familia. Parecía imposible porque fue lucha tras lucha, pero al verla construida y ahora participar es algo maravilloso.

Lo más grande que yo he recibido en estos 30 años de la iglesia Universal es conocer a Dios, en primer lugar y recibir el Espíritu Santo porque gracias a eso es lo que soy ahora. Una mujer renovada, bendecida, llena de paz, de amor, de alegría, soy una nueva mujer y mi familia está muy bendecida.