top of page

HOY TENGO LA VERDADERA ALEGRIA, EL ESPÍRITU SANTO



Antes de llegar a la Universal desde la infancia comenzó a crecer una gran tristeza en mi corazón, pasando el tiempo ya no tenia deseos de vivir a pesar de que era joven y tenia buenas condiciones económicas, mis padres me daban un buen sustento mas aún así no era feliz, tenía depresión y angustia, sufría de desánimos por lo que no me daban ganas de hacer nada, era mal genio, amargada con todo y todos, pasaba encerrada en mi cuarto solo para dormir para ya no sentir nada, pero al despertar volvía a lo mismo, para mi era un pesar amanecer y continuar viviendo, pasaba constantemente con enfermedades al estómago, colon y cabeza, no salía ya que siempre me daban malestares, mis padres me llevaban a estar en tratamientos con medicina tradicional, alternativa pero nunca hubo cura, sufría de insomnio, eso hacía que cada vez empeorara mi situación. Llegué a la Universal por invitación de mi madre que estaba buscando una solución para mi situación. Llegué muy mal con dolores en la cabeza y estómago, cuando salí ese día después de la reunión me sentí muy bien, pude dormir, y de apoco fui haciendo las cadenas de las reuniones, cada vez que iba me sentía mucho mejor, pasé a creer que realmente existía un Dios que podía cambiar mi vida, así vi resultados pasando el tiempo, mis ganas de no seguir viviendo se fueron, se fue la depresión y angustia, empecé a ser una persona alegre, cosa que antes nunca había pensado en serlo, empecé a estudiar, saqué mi carrera y después comencé a trabajar, más adelante conocí a mi actual Esposo, formé mi familia, conquistamos nuestra casa, buenos vehículos, somos independientes, tenemos empresas en las cuales nos va muy bien. Escuché hablar del Espíritu Santo y comencé a buscarlo con todas las fuerzas, dejé las cosas que a Dios no agradaban de mí, sacrificar de mis voluntades y así fue como llegó un día en el cual lo recibí y supe lo que es la verdadera felicidad, llenó completamente mi vacío, me mantiene fuerte delante de las dificultades, hoy tengo la verdadera alegría, soy una persona renovada, diferente y todo gracias al Espíritu Santo.

  • Claudia Tapia

Comments


bottom of page