"Encontré la verdadera felicidad al recibir el Espíritu Santo"


A consecuencia de los problemas en casa y el constante acoso en la escuela, sufrí con depresión. La soledad que invadía mi alma y la falta de amor por parte de mis padres me llevó a considerar el suicidio. En medio de esta situación, conocí la Universal y empecé a participar de las reuniones. Luchando y perseverando en las cadenas de oración, logré ser libre de la depresión, los deseos de suicidio y de todos los complejos. Pero, escuché hablar sobre el Espíritu Santo, recibirlo en mi vida.

Mi vida está totalmente transformada, en mi familia no hay peleas, nació el amor y todos mantenemos una buena relación. Cuando yo recibí el Espíritu Santo todo cambió en mí, recibí la fuerza y la guía de Dios para vencer los problemas y las luchas.

Hoy estoy casado, tenemos una relación muy bonita con mi esposa, en nuestra casa hay calor de hogar y atención y tenemos un hijo que nos da grandes alegrías.

Ricardo Morales