"En nuestro matrimonio existe el respeto, unión y principalmente hay amor"

Mi vida sentimental era fracasada. Me casé muy joven, cuando tuve mi primer hijo comenzaron a aumentar los problemas. Vivíamos con mis padres, entonces con mi esposo peleábamos todos los días, por causa de las necesidades que estábamos pasando. Un día descubrí que él me estaba engañando y de un momento a otro nos abandonó.

Nos divorciamos y fue así que día a día la depresión aumentaba, todas las noches lloraba junto a mis hijos sin saber qué hacer.

Mi madre me invitó a la Universal. Me orientaron a participar de las reuniones de la Terapia del Amor y con el pasar de los días, noté que la rabia que sentía por mi ex esposo ya no estaba. Comencé a tener paz en mi interior, las heridas fueron curadas. Luego de un tiempo, mi ex esposo regresó a la casa, nos pidió perdón y comenzamos a participar juntos de las charlas de la Terapia del Amor. Hoy nuestra vida sentimental fue restaurada, nos volvimos a casar. Hoy nos entendemos, estamos felices como familia. Pero el pilar de nuestra relación, es el Espíritu Santo en nuestras vidas juliana.