top of page

"El diagnostico fue que mi esposo moriría"



“Mi esposo se fue a operar de una hernia, hubo una negligencia médica y el diagnostico fue que moriría; todos los días nos decían que fueran nuestro hijos a despedirse.

Estuvo un mes mal, en riesgo vital.

Me indigné contra la situación y confié que Dios tenía el poder para cambiar ese diagnostico.

Un día clamé a Dios y le pedí que lo sanara completamente o se lo llevara.

Luego de esa indignación empecé a ver los resultados.

Pero no fue solo indignarse, yo hice todo lo que la fe me pidió.

Hoy, mi esposo está muy bien y recuperándose.

Invito a todos a tener esta fe sobrenatural y luchar por alcanzar el milagro porque Dios no falla”.

Silvia

コメント


bottom of page