Depresión en la infancia y a lo largo de la vida


“Yo tuve depresión y mi hija estaba pasando lo mismo” “Soy la mamá de Daniela e infelizmente ella sufrió lo mismo que yo, pues, me acerqué a la Universal porque tenía depresión y la cargaba desde la infancia, por los problemas que mis padres tenían, sabía que no eran felices y me sentía sola, incluso casada y con hijos.

Participando en las reuniones y usando mi fe encontré la cura para la depresión.

Cuando noté que mi hija tenía depresión hice lo mismo que había hecho por mí para que ella fuera libre.

A través de la fe y del Espíritu Santo ella logró la cura, ¡Hoy con 18 años mi hija está libre de la depresión y yo soy feliz!

Como familia estamos felices, compartimos y disfrutamos la vida. Aconsejo a los padres a


buscar ayuda en Dios”. Ena



“A los 5 años me dio depresión y hace dos años la vencí” “Mi infancia fue feliz y tranquila, hasta que pasé por una situación difícil que me marcó. Desde ahí comencé a tener timidez, miedo y pesadillas. Al pasar el tiempo empeoraba, empecé a llorar por nada. Me dio depresión, era insegura, me odiaba a mi misma y apenas


hablaba con mis papás.

Siempre estaba cansada, comía por ansiedad.

Empecé a cortarme las piernas. Tratando de esconder mi dolor.

Me hería los dedos, al morderme las uñas y el dolor en la carne no era nada para apaciguar el dolor interior. No le contaba a los demás mis problemas.

El límite fue cuando no quería vivir más y pensaba en suicidarme, pero me di cuenta que no tenía el coraje de hacerlo.

Fue cuando me acerqué a Dios en la Iglesia Universal, sabiendo que era la salida para mis problemas.

A través de esa entrega comencé a quererme, perdí la timidez, comencé a sanar. Hoy, tengo 18 años y hace dos años vencí la depresión. Yo puedo afirmar que hay cura”. Daniela